martes, 18 de noviembre de 2014

¡To lo hago yo! (DIY) caballito de palo.

Buenas a tod@s los que, a pesar de mi ausentísmo por aquí últimamente, me seguís leyendo...Y a los que de casualidad lo hacéis hoy...

Vengo a contaros algo que hice ya hace mucho tiempo pero que me gusta tanto que lo tengo poner. Caballitos de palo, quien en su infancia no haya soñado con tener uno, que tire la primera piedra...Si en aquella época llego yo a saber lo que es hacerse mayor...Como dice esa frase "No crezcáis, es una trampa".
En fin a lo que vengo que me lío, el año pasado el cumple de Jorge lo hicimos a lo grande, porque cumplía 5 y según él, llenar una mano era importante. Le dimos la importancia que se merecía, por supuesto, y carta blanca para invitar a todos los amiguetes que quisiera...Ahora bien cuando nos dimos cuenta teníamos una semana para organizar un cumpleaños para 40 niños y sus respectivos papás...Pero éste es otro cuento que contar.

La fiesta era de Vaquer@s y por supuesto todo vaquero necesita un caballo...
Obviamente no me dió tiempo a hacer 40, que me habría encantado.



Un palo de los de fregona, de toda la vida, que ahora los encuentras en todos los colores, me habrían gustado mucho más de madera pero teníamos que economizar un poco.
Un calcetín, en nuestro caso, del padre de familia que el pobre se quedó sin sus pares favoritos...
Un poco de relleno para peluches, yo abrí un cojin que tenia sin utilizar en un armario. Un poco de lana, botones y fieltro.



Rellenamos el calcetín con el relleno dándole forma de cabeza de corcel. Cosemos los botones a modo de ojos y un poco de fieltro en uno de ellos para personalizarlo.


Para las orejas yo utilicé un par de triángulos de fieltro, uno más grande que otro de diferentes colores y se cosen en la parte de arriba de nuestra cabeza. Sólo nos falta coserle un par de puntos en el hocico para darle forma y coserle lana que simule la crin, yo corte trozos de unos 20cm y los pasé con una aguja de lana haciendo un nudo en medio.
Por último metemos el palo por el centro más o menos del calcetín, yo lo pegué un poco con silicona por dentro para atarlo después con un trozo de lana. Otro trocito de lana a modo de rienda y ¡A cabalgar jinetes!!


Ya véis, no puede ser más fácil, y se hace en media horita...Se me ocurre que puede ser una idea de regalo para un cumple, o como hice yo de complemento para el de vuestro pequeño/a, o simplemente para que jueguen en casa. Lo que sí os aseguro es que en el cumple de Jorge fueron éxito rotundo. Y luego él se los regaló a quien le apeteció.




En otro momento os contaré el cumple completo que estuvo muy divertido, y ya estamos maquinando el de éste año, por el momento tenemos la temática ¡SUPER HEROES!

Filosofía Merybunda: Hacer todo nosotros mismos, aunque en alguna ocasión impliquemos a más de la mitad de la familia para conseguirlo. Cuando se trata de cosas para ellos, ver el orgullo en sus caritas es la mejor de las recompensas.