miércoles, 28 de enero de 2015

La cosa va de cuento. Éste monstruo me suena.






Buenas noches, hoy leemos en casa, por vigésima vez, éste monstruo me suena, y es que nos partimos de la risa todos...
De esas historias que te sacan la carcajada y con ese aire canalla que nos gusta tanto a las princesas con coleta y vaqueros de esta casa...

Va andando un niño tan campante por el pasillo, cuando se encuentra con un monstruo, le resulta familiar. No le da miedo, aunque gracia no le hace.


Se empeña, el monstruo, en atraparle, lo coge y lo lleva a su guarida.



Lo mete en una olla, y el niño esta convencido que se lo quiere comer.Le pone crema pastelera en el pelo...



No debe de ser muy buen cocinero, porque le cae en los ojos, y pica como la pimienta, por lo que el niño se pone a llorar. El monstruo le canta, bastante mal, por cierto.



Pobre monstruo, le ha salido mal la receta y tiene que limpiar toda la crema pastelera. Saca al niño de la olla, cuando ya está convencido que va ha ser devorado, el monstruo le pone un pijama calentito y lo abraza...





Ahora caigo!!! éste monstruo es mi papá.

La historia es muy amena, divertidísimo de leer.
Lo que más me impacta es la reflexión o interpretación de Jorge: - No me extraña que se creyera que su papá es un monstruo, es que las normas dan miedo.
Después de leer esta historia me hago a la idea de la imagen que debe de tener María de mí, porque le cuesta tanto hacer caso a la pobre...
Y como siempre un GRACIAS por leerme de vez en cuando.