jueves, 22 de enero de 2015

Manualidades con niños. chapas con plastilina que bota( jumping clay)

Que mi hijo es un "ochentero" reencarnado es un hecho.
 Que intente hacer las fotos mirando por un objetivo, o que a los euros les diga duros, o que le encanten los dibujos animados del siglo pasado,no es nada comparado a la afición que le han cogido a las chapas...
Y aprovechamos que en Alicante hace frío,cosa más que rara,para que ellos mismos se hagan unas cuantas.


 Jumping Clay de colores,broches para chapas,y paciencia,mucha paciencia,porque para trabajar con niños es el ingrediente más importante, sobre todo si entre esos niños hay una princesa que se niega a serlo, y que además, tiene una gran cualidad para destrozar todo aquello que a su hermano le parezca bonito.
Y claro una ya se viene arriba y los hace de fieltro, aun sabiendo mis limitaciones con las agujas.
Confesaré que para una persona normal ésto costaría hacerlo como mucho un par de horas y yo estuve casi una semana, y mas de medio metro de fieltro tirado.

Y para qué lo voy a negar, me encanta que mis hijos sean tan piratas, porque hay que ver el juego que da siempre una calavera...


Y el gran artista de la familia, ahora está en fase monstruos, espacio y astronautas...


Un envoltorio original y rápido y se convierten en regalitos ideales para que les den a los amigos en el cumple, porque alguien se ha fijado en que ya no se hacen regalos especiales. O también para sobornar a las profes, que no están los tiempos ya para regalar jamones.




FILOSOFÍA MERYBUNDA: Reinventarnos cada día para sobrevivir a las tardes en casa sin tener que engancharlos a las diferentes pantallas. Intento inculcarle a mis hijos lo importante que es desarrollar la imaginación y la creatividad.