viernes, 5 de septiembre de 2014

Arcilla blanca de secado al aire.

Por todos es conocido mi vicio por las pastas de modelar...Pues eso que el otro día entre a unos veinte duros y ahí estaban los paqueticos de arcilla, en un primer impulso de cordura y fuerza de voluntad pasé de largo hasta el pasillo de las gomitas del pelo y ganchitos de María, que es lo que necesitaba. Pero una vez en la mano pensé: - ¿y donde guardo todos estos complementos?....Y claro tuve que volver a por la arcilla para fabricar una cajita donde tener, a manoen, en su habitación  sus cosicas del pelo.


Éstos son los materiales:
- Cuenco
- Arcilla de secado al aire
- Pinturas acrílicas









Como veis no tiene ninguna complicación, se hace en un momento y los peques se pringan mucho (abstenganse de hacerlo todo aquel que quiera que la camiseta, manos, brazos y hasta cara del niño permanezca intacta). Yo siempre mido el nivel de diversión con el grado de manchas en el cuerpo...Al parecer ésto ha sido la mar de divertido!




 ¡Y aquí tenéis el resultado de nuestra tarde como escultores!






Igual debería empezar a preocuparme que para jorge no exista otro color más molón que el negro, ¿no?
Y nuestra cajica para utensilios de quitar pelos de la cara (y no me refiero a unas pinzas de depilar) ya tiene un lugar en la habitación de María, el señor y la señora duendes la acompañan y custodian.



Espero que os haya gustado, entretenido y sacado alguna sonrisilla, que con los calores aplastantes que sufrimos por Alicante están secos hasta los humores.

Filosofía Merybunda: pringarse junto a los nenes, que vean que de vez en cuando sus papás también pueden ser un poco rebeldes y llenarse las manos de arcilla y pintura.