viernes, 23 de febrero de 2018

El cafetico de los viernes. Feminismo.



Buenos días Merybunders del 2.0, ¿cómo ha ido esa semana? ¿Cuán bailongo tenéis este cuerpo de friday? Si hay algo que me da subidón son los viernes, ¡qué día más bonico, ¿verdad?...

Yo normalmente desayuno sola, disfrutando del silencio, de la paz, de la quietud de las cosas, paso hasta de puntillas por delante de la cama del perro para que ni siquiera él me demande mimos, porque ese momento es sólo mío, porque necesito ese silencio para mi, para no pensar, para no escuchar, para no sentir, solo disfrutar del silencio y de la quietud. Pero hoy "la mini yo" ha madrugado casi tanto como yo y nos hemos disfrutado un desayuno diferente, hemos hablado ella y yo solas, de lo que es importante para ella, como por ejemplo que camiseta se va a poner para su cumple (en julio, ni más ni menos), o que si su amiga Daniela trepa más alto que ella y por eso tiene que entrenar mucho porque ella quiere ser la que más alto llegue, o si pasa algo por no querer ser amiga de todos, si los reyes a pesar de eso le traerán un cinturón con la pockeball de pockemon... Y que queréis que os diga, me preocupa mucho que le guste el reggaeton, pero luego la miro, tan segura de si misma, tan valiente, con las cosas tan claras, las que se pueden tener a los cinco, claro, y me doy cuenta que no tengo de qué preocuparme, que será (que es) una luchadora, y que le gusten unas cosas u otras serán las que ella elija y eso a es mucho, aunque seguiré poniéndole música en condiciones a ver si abatimos a base de acordes al dichoso despacito.

Y ahora que está tan de moda el feminismo, las luchas de las mujeres por todas las igualdades, porque no nos engañemos, o no nos dejemos engañar, el feminismo no lucha por la superioridad de la mujer, ni por hacer de menos al sexo contrario, el feminismo pretende conseguir igualdades, reconocimientos a tantos y tantos años de machismo en la sociedad, porque esto no es nuevo, porque hace ya muchos años que hay mujeres valientes que se niegan a resignarse al esto es lo que hay. Ahora esa responsabilidad recae en nosotros, en las familias que educamos generaciones nuevas, no solo niñas, también niños.
No proyectemos en ellos tradiciones ideológicas y arcaicas, no inculquemos el machismo que nuestra sociedad arrastra de antaño, cambiemos el mundo, vamos a ayudarles a ellos a cambiarlo.

Después de este discurso político y continuando con nuestro desayuno compartido de las mujeres de la casa os informo de que a partir de la semana que viene quiero retomar la sección de la cosa va de cuentos, que entre reyes y cumple "del miniyo" tenemos repertorio fresco. La publicaré seguramente los miércoles.

Y no puedo terminarme las tostadas sin deciros que este fin de semana voy a ejercer mi derecho de malamadre y el macho alfa el del malpadre y vamos a empaquetar a los hijos con su maleta al pueblo a disfrutar de abuelos y nos vamos a ir de marchuqui el sábado, no os voy a decir que qué pena, que con lo poco que los veo entre semana, que los voy a echar de menos, ¡NO! estoy deseando, un fin de semana nuestro y para nosotros, para disfrutar de nuestros amigos, de algún que otro vino y puede que algún gyn y por supuesto ¡DORMIR!, dormir el domingo hasta por lo menos la 1 de medio día.

Ahora si, me despido con un hasta pronto, me limpio las boceras y procedo a rutinear la mañana.

Un abrazote apretao y un besico baboso MERYBUNDERS

Me gusta